coaching, Desarrollo directivo, liderazgo

EL COACHING EN EL MUNDO EMPRESARIAL ACTUAL.

  1. Las empresas necesitan líderes capaces de orientar a las personas hacia la consecución de objetivos comunes.

Hoy en día se imponen los resultados frente alos esfuerzos; sobre todo en relación con los trabajadores del conocimiento: no importa llegar media hora antes y salir una hora después de la oficina, importan sobre todo los resultados que se obtengan. Y esto depende en gran medida de los líderes, y de los equipos que se crean, y de cómo interactúan para alcanzar los objetivos propuestos, en las mejores condiciones. El hecho es que  la experiencia está demostrando que para el logro del éxito  no basta con enfocarse en la ingeniería de los procesos, es decir, identificar cuáles son los pasos a seguir para llegar a un objetivo, sino en “cómo de bien vamos a trabajar juntos” para que eso suceda. También se está poniendo en evidencia que son las empresas que se enfocan en las personas las que están avanzando a un gran ritmo.

Por tanto el ejercicio del liderazgo y la dirección de personas, se presenta como un aspecto de carácter estratégico para el mantenimiento y desarrollo de las empresas.

 

  1. ¿Cuáles han sido los cambios que han sufrido las empresas en relación al mundo laboral y de qué manera han repercutido en el ejercicio del liderazgo?

Se están produciendo cambios importantes en las necesidades manifestadas por los empleados. El trabajo ocupa una parcela cada vez más importante de la vida de los individuos, por lo que, éstos esperan desarrollarse profesional y personalmente a través de su ejercicio. Muchas empresas se están preguntando porqué mis empleados no se sienten identificados con la organización y buscan otros lugares a los que ir, con el añadido de tener que soportar el coste económico y de oportunidad  que supone encontrar e integrar trabajadores  capaces de llevar a la empresa hacia los nuevos retos y objetivos empresariales.

Ello nos lleva a plantear la importancia de que los intereses de los individuos y de la organización presenten puntos en común, y estén más o menos alineados.

Por otra parte se ha dejado atrás el concepto administrativo del trabajo, dónde bastaba planificar, motivar y controlar, para alcanzar el éxito. Hoy en día el control e imposición, unido al uso de reglas rígidas, obstaculizan el éxito de los negocios en vez de facilitarlo .El líder tiene que cubrir necesidades de sus colaboradores para una buena ejecución de las responsabilidades encomendadas y tener la suficiente adaptabilidad e integración con relación al entorno, como para cubrirlas.

 

  1. El coaching es una herramienta útil para afrontar los nuevos retos que las empresas afrontan en el siglo XXI.

El liderazgo es una relación y así lo apuntan los análisis sobre las variables para el éxito del personal de alta dirección, elaborado por Taylor 1998, del que se obtiene que, el principal factor del éxito se encuentre   en “las relaciones con los subordinados”.  Hoy, el liderazgo tiene que ver con la capacidad del líder de formar una relación duradera en que el subordinado ve en él un socio y un modelo a seguir… Los líderes necesitan ser transmisores claros de objetivos y valores…, ser ejemplo para los otros… y tener la actitud de esperar lo mejor de los demás. (James M. Kouzes y Barry Z. Posner) .Para ello el líder ha de estar dispuesto a “mirarse al espejo”, como también apuntan los mismo autores, y el coaching es una herramienta que facilita todo este proceso.

El coaching   permite ante todo efectuar un “aprendizaje just in time” y un crecimiento personal. El directivo tiene la posibilidad de realizar cambios sustanciales en su manera de comportarse y relacionarse,   que contribuyan, de manera muy significativa, a la mejora del ejercicio del liderazgo.

4. Las resistencias al cambio

Para cualquier persona la realización de cambios entraña un riesgo, y por tanto se producen resistencias. Pero cuando la persona se ve apoyada por otro, generalmente, el proceso de cambio se produce con mayor facilidad.

El principio de la Homeostasis establece la tendencia de todo organismo vivo a resistirse al cambio y mantenerse en un estado estable para asegurar su equilibrio.

La zona de comodidad es el ámbito en el que nos sentimos protegidos y seguros. Está formado por nuestras creencias, costumbres, viejos hábitos y por todo aquello que resulta conocido, predecible y contribuye a nuestra seguridad.

Cuando salimos de nuestra zona de seguridad aparecen la inquietud, la inseguridad, el nerviosismo y los temores. Se activan entonces pensamientos y creencias limitadoras cuya función es evitar el riesgo que supone salir de nuestra zona segura.

Como hay partes nuestras que cumplen esa función protectora, es preciso conciliarnos con esos aspectos de nuestra persona y darles alternativas, de manera que no nos encontremos con tantas barreras internas. Es un trabajo de ampliación de la conciencia sobre nosotros mismos, lo que nos llevará a poder abrir nuevos caminos de aprendizaje. Sin esa comprensión de qué es lo que nos paraliza y bloquea, es muy difícil que iniciemos cambios, pues el cambio no es algo que uno se plantee, sino que es algo que surge. Se da cuando el terreno está preparado para ello.

 La figura del coach

Dada las resistencias que genera el cambio, el coach cumple una función facilitadota en dos aspectos:

  1. Ayudando a tomar conciencia sobre los cambios que quiere realizar su cliente.
  2. ayudando a diseñar una ruta para el cambio y animando a que se efectúe, mediante el acompañamiento.

También permite avanzar de manera más eficiente que si lo hiciera el individuo por sí solo, ya que actúa como espejo reflejo de su cliente a través del diálogo que mantiene con él, y esto le ayuda a comprenderse mejor a sí mismo.

La ayuda para el cambio

Nuestro mundo subjetivo se ha ido creando a base de creencias sobre nosotros, el mundo, la vida y los demás, de modo que, nuestras actitudes y conductas emergen de ese mundo de creencias. Ocurre que a veces tenemos creencias que auto-limitan, ─ que limitan a un directivo a la hora de tomar una decisión, resolver un conflicto, etc. ─   y que nos hacen seguir patrones de   conducta acompañados de pensares y sentimientos que producen bloqueos y atascos, (¡no logramos avanzar en la dirección deseada!)

La función del coach es elevar la conciencia del CLIENTE, para que pueda darse cuenta de “ en dónde está parado”, y qué estructuras de sí mismo (sentimientos, aprendizajes del pasado..) le está dificultando el avance; sólo así, a través de esa clarividencia, será capaz de tomar su propia energía y llevarla hacia el cambio que le ayude a  alcanzar sus metas, adoptando un nuevo “mindset” (mentalidad).

Escribir un comentario

Debe ingresar para publicar un comentario.